Publicidad que da la cara…

Reproduzco esta campaña posteada por “Abrazador” porque me parece genial y me recuerda “las grandes travesuras” realizadas por los maestros de antaño como Don Lois.

Publicidad con ganas (9) No se trata de un campaña para promocionar productos de belleza, sino de la publicidad de 2009 de Panasonic y sus cámaras Lumix, con tecnología de reconocimiento facial para realizar fotografías. … Read More

via ABRAZADOR (revelaciones de un órgano foliar en ruta al éxtasis)

Internautas y blogueros, dos palabras que me gustan poco (via estebano)

Comparto la crítica que hace Estebano sobre las etiquetas que utilizan los medios de comunicación para agrupar bajo de ellas a todo un grupo de personas que realmente, lo que quieren hacer es lo contrario, hacer sonar su voz de forma individual a través de las herramientas tecnológicas.

Internautas y blogueros, dos palabras que me gustan poco Seguro que entro en al definición de las dos, cómo no, pero no me gusta cuando se usan. Lo siento, no me gusta la palabra internauta porque no me veo como alguien que navega por el ciberespacio (¿qué?) con un casco de Tron. Y no me gusta cuando alguien me pregunta, con voz sospechosa (si, esa voz que quiere decir, conozco la palabra pero me parece algo muy raro): "Así que eres bloguero… ¿me explicas eso de ser bloguero?". Lo malo de etiquetar c … Read More

via estebano

Los creativos publicitarios son como los adolescentes

Yo soy creativo, lo que lo hace una auto crítica, dice que somos como los adolescentes por querer ser diferentes, todos andamos iguales. A veces es más difícil que cambiemos los paradigmas. Todavía hay quienes hacen su vida alrededor del “trucho” y del spot, cuando el mercado está pensando en aplicaciones para el smartphone.

Señor candidato, no me convence solo con sus anuncios

Muy pocas personas, en su sano juicio, pedirían la palabra en medio de un mitin para pedir una explicación al candidato que grita desde la tarima. Por otro lado, el mensaje de los políticos se ha transmitido principalmente a través de spots en radio y televisión, lo que tampoco permite la retroalimentación y el intercambio de ideas.
Afortunadamente, hoy vivimos en tiempos de la Web 2.0, que no se refiere a una nueva tecnología, sino más bien al uso participativo del Internet a través de las redes sociales virtuales. Ahora, una persona promedio con acceso al ciberespacio, dispone de herramientas gratuitas que antes solo eran posibles para programadores. Esta misma persona también puede expresar su opinión y propiciar cualquier tipo de discusión. Si como ciudadanos antes solo teníamos voto, hoy el Internet nos ha dotado de voz.

La mayoría de los candidatos que corren en esta contienda electoral no han dimensionado la revolución invisible que se está gestando por medio de las conversaciones online de sus votantes. Los electores comentan por medios digitales a cientos de amigos, quienes a su vez comentan a otros cientos, provocando una espiral de ideas que alimentan exponencialmente la opinión pública.

Los nuevos electores están conscientes de su influencia y pueden demostrarlo cómodamente desde un cibercafé. En Colombia, por ejemplo, un grupo de jóvenes convocó por Facebook a una manifestación bajo el lema “No más FARC” y la misma se desarrolló simultáneamente en más de 130 ciudades del mundo. Recientemente, también el movimiento de los “Indignados” de España sorprendió con más de 250 mil manifestantes convocados a través de Twitter por un colectivo llamado “Democracia Real Ya”.

El sonido de pequeños golpes de teclado se ha convertido en la nueva marcha de la democracia. No solo en los países con tradición de respeto a la libre expresión, sino también en los que la censuran, basta ver los resultados de la llamada revolución del Jazmín para darse cuenta del poder que ejercen las redes sociales. -“Puedes cortar el teléfono, pero ¿cómo cortas el Internet?”- dice Ravi Singh, gurú de la e-democracia.

Hoy el votante dice: “Esta vez no, señores candidatos, no será tan fácil convencerme como siempre lo han hecho: con jingles y banderines, porque han subestimado mi capacidad para ejercer el derecho a opinar, a disentir, criticar, a compartir información. ¡Conversemos!”

 

Maynor Cruz Batres / Creativos&Medios

Publicado también en: http://www.elperiodico.com.gt/es/20110815/lacolumna/199503/